Pequeño paseo por Tepoztlán


Si hay algo que nos relaja es salir a un pueblito mágico típico de México.

Calles empedradas, puestos de artesanías, un mercado lleno de comida fresca y una iglesia impresionante en el centro.

Nosotros visitamos Tepoztlán durante Semana Santa.

Nos fuimos tempranito esperando encontrar menos tráfico y mayor posibilidad de encontrar estacionamiento. Aun así, llegamos alrededor de las 11:00 am y sufrimos un tiempo tratando de encontrar estacionamiento. Una vez resuelto este problema nos fuimos a recorrer las calles del lugar.

Comenzamos por el tianguis con su gran oferta de ropa y joyería artesanal. Además, encontramos a un chico que vendía jugo de arándano natural y fresco el cual nos dejó encantados. El calor era intenso por lo que paramos en un café llamado el CACAO para tomar algo refrescante, su oferta de chocolates fríos son una delicia.

En fin, mi parte favorita fue conocer el Ex Convento de Natividad, es un lugar verdaderamente antiguo con una arquitectura hermosa. Es considerado patrimonio de la humanidad desde 1994. La entrada a su atrio está adornada con un mural a base de semillas, con un diseño que cambia cada año. ¡Su historia es interesante y los paisajes que lo rodean impactantes! Cuenta con una terraza desde la cual puedes ver la pirámide del Tepozteco.

Nosotros creemos que este pueblo es muy similar a Malinalco, pero en una versión menos limpia. Sin duda recomendaría que lo visiten puesto que su historia es muy interesante y así conocemos un poco más de México. Aunque yo con una vez de haberlo visitado estoy satisfecha.

No subimos a la pirámide porque no nos sentimos interesados, la verdad. ¿Tú has subido? ¡¿Cuéntanos qué te pareció?!

¡Compártelo en tus redes sociales!Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *