Nuestra travesía a Tequila


El pasado fin de semana nos aventuramos a Guadalajara.

Teníamos muchas ganas de conocer el centro histórico y los alrededores tan famosos como Tequila. Buscamos un hotel que se ubicara cercano a la zona de turismo, por lo que encontramos uno justo frente al Palacio de Gobierno. Esto nos ayudó mucho porque teníamos a unos pasos el centro histórico y pudimos recorrerlo bastante bien.

Sin embargo, para este post te contaremos otra historia… Nuestra travesía a Tequila.

Nuestro primer día decidimos ir a Tequila, por lo cual pedimos información sobre cómo llegar. En el hotel, las recepcionistas nos hicieron algunas recomendaciones. Nos mencionaron que podíamos tomar un autobús que llegaba en una hora a Tequila con un costo muy bajo (aproximadamente 80 MXN) viaje sencillo. Y una vez llegando ahí, hacer nuestro propio recorrido. Añadido a esto, las chicas nos dijeron que regresáramos temprano ya que la central estaba en una zona “un poquito fea”.

Salimos muy entusiasmados hacia la “Central vieja” de autobuses en Guadalajara y así empezó la travesía. Al llegar notamos que sí, realmente está “un poquito fea”. Lo mejor es que ahorramos un poquito más al comprar el viaje redondo desde el principio (quedando en 140 pesos por persona). Peeero, tuvimos que esperar ahí por una hora debido a que acababa de salir el último autobús. Nos preocupaba que debíamos regresar temprano y esto nos hacía retrasar nuestra llegada al pueblo mágico.

Por fin abordamos el autobús, no se encontraba en el mejor estado pero era cómodo. Empezamos así el viaje y luego de una hora de camino preguntamos cuánto faltaba para llegar; a lo que el conductor nos respondió que apenas salíamos de la ciudad… 🙁 Con el paso del tiempo entendimos que éste no era un autobús directo a Tequila. Parecía más bien un transporte público ya que hacía muchas paradas en el camino.

Luego de tres horas de camino llegamos a Tequila. Es un pueblo pequeño conocido por sus recorridos por las fábricas de tequila. Nosotros hicimos una pequeña visita a una de las casas productoras de tequila más famosas y dimos un paseo por el centro de la ciudad. Su arquitectura, así como en Guadalajara, es realmente impresionante. Hay calles empedradas, una iglesia y un kiosco al centro de la plaza. Dentro del Palacio de presidencia hay un mural representativo de las actividades y tradiciones de Tequila que vale mucho la pena conocer. Algo que debes hacer en este lugar es tomar la tradicional “paloma”, bebida a base de tequila y refresco de toronja, ¡la especialidad del lugar!

Llegó la hora de nuestra despedida.

Sabíamos que nos esperaban otras horas en nuestro camino de regreso. Sin duda fue una maravillosa experiencia haber conocido Tequila. Sin embargo, la conclusión a la que queremos llegar es que, es padre viajar “barato” pero hay que tomar en cuenta todo lo que conlleva. En este caso, nosotros sacrificamos mucho tiempo de turismo a cambio de las horas que pasamos en nuestro transporte. Nosotros jamás nos imaginamos la travesía que tendríamos que vivir. Todo depende de tus expectativas en cada viaje que realices.

¡Compártelo en tus redes sociales!Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *