Imprescindibles en Malinalco


La semana pasada estuvimos en el Pueblo Mágico de Malinalco, zona arqueológica ubicada a dos horas de la CDMX. Fue un paseo rápido de un día y aquí te contamos lo que descubrimos.

Aprovechamos nuestro camino para desayunar en la carretera en un pueblo llamado El Potrero. Está a unos kilómetros adelante de La Marquesa. Es muy similar a ésta; un lugar boscoso con cabañas en donde puedes comer rica comida típica mexicana.

Llegamos a Malinalco a medio día. Un bello pueblo colonial con calles empedradas y angostas. Tiene un aire de tranquilidad que predomina en el ambiente. Las casas, restaurantes y negocios mantienen un ambiente rústico que se disfruta en cada momento.

Lo primero que hicimos, fue visitar la zona arqueológica. Para llegar a ella debes subir más de 300 escalones en la montaña. Sé que suena algo cansado pero el paisaje que disfrutas al subirlos es impresionante, ¡y qué decir del que descubres cuando por fin llegas a la cima!

Malinalco(Cima de Malinalco)

Lo que encontrarás ahí es una zona arqueológica única, ya que su construcción es monolítica. Lo que quiere decir que está conformada por una sola piedra que fue tallada para dar origen a su forma (y no por muchas piedras apiladas como otros monumentos del mundo antiguo). Tiene un templo pequeño y un salón de clases en donde formaban a sus guerreros. El salón de clases es interesante ya que fue construído para aprovechar la acústica del lugar aún siendo un lugar abierto.

Malinalco

Como podrás leer, Malinalco está lleno de historia, lo cual lo hace sumamente interesante. En el cuadro de la cabecera municipal de éste, podrás encontrar el Convento Agustino Malinalco. Fue fundado en 1540 por los frailes agustinos. Se compone de una iglesia de fachada renacentista.

Aunado a la iglesia se encuentra un claustro. El primer piso es increíble, tiene frescos que representan los “jardines del paraíso”. Cada flor y animal representado en dichos frescos eran relevantes para el uso cotidiano en el pueblo. Las plantas podían ser medicinales además de servir como ofrenda en las ceremonias aztecas. El segundo piso por su parte, se guarda como hogar para los frailes que deben mantenerse en aislamiento.

Ahora bien, otro imprescindible en Malinalco es la comida.

queso panela al ajo malinalco

Nosotros visitamos dos restaurantes. El primero fue uno llamado Maruka, en el cual nos detuvimos para botanear. Tiene un terraza muy cómoda desde la cual se puede apreciar el pueblo. Pedimos una Frescaruka, es una bebida fresca (como el nombre) compuesta de limón, jengibre y pepino ¡ah! y si quieres, le pueden agregar un shot de mezcal de Malinalco. Para botanear, nos recomendaron un queso al ajo. Sí, tal cual es un queso asado al ajo acompañado de trocitos de pan horneado. ¡UF!   A L T A M E N T E   recomendable.

frescaruka(Frescaruka)

Para comer nos quedamos en un restaurante llamado la Paloma. Es al aire libre y tiene una linda fuente justo en el centro. Da la impresión de ser una hacienda pequeña. Aquí pedimos agua de limón con hierbabuena. Para comer pedimos un pozole negro y una orden de cecina rasurada. El pozole era sustancioso de pollo con cerdo, bastante rico. La cecina por su parte estaba cocida al limón y venía acompañada de salsa de pico de gallo. ¿Qué tal? ¿Se te antoja? A nosotros nos encantaron ambos.

Si eres de la Ciudad de México (o no) siempre puedes darte una escapada a este lugar. El clima es cálido, la historia del lugar abundante y el pueblo es mágico.

¡Compártelo en tus redes sociales!Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *