Encontrando hospedaje en otro país


Irse de intercambio es una de las cosas más emocionantes y aterradoras a la vez. Hoy, les escribiré acerca de uno de los obstáculos más grandes que tuve en mi preparativos para esta gran aventura…

Encontrar hospedaje en otro país.

Muchas universidades en el mundo tienen dormitorios en el campus, lo cual facilita la vida de  muchos extranjeros. La escuela a la que yo me iba no tenía estas comodidades,  así que me brindaron una liga en la que podía buscar hospedaje cercano a la universidad. Creí que iba a ser sencillo pero todos los departamentos sobrepasaban mi presupuesto de vivienda. Entonces me enfrenté a un reto más. ¡Buscar roomate!

Pensé que buscar una roomate francesa o al menos que dominara el idioma me iba a funcionar mejor. Porque al buscar rentar un apartamento hay un gran contrato (en francés) que firmar y el anticipo de la renta de 3 meses para garantizar el departamento. No iba a ser sencillo tomar esa responsabilidad yo sola.

Por suerte, una buena amiga que ya había estado de intercambio en la misma universidad me agregó al grupo de Facebook de la escuela. Allí cientos de estudiantes publicaban departamentos o buscaban roomate como yo. En fin, encontré una publicación de una chica francesa que buscaba una roomate. El departamento se veía precioso y el precio se ajustaba perfecto. Me comuniqué con ella y resultó ser una simpática franco-mexicana. Identificaba perfecto mi universidad y carrera así que de inmediato me dijo que sí. Viviría con ella y otros dos francesas.

¡Las cosas no podían ir mejor!

Unos días más tarde mi futura roomate me informó que el departamento que tenían pensado ya lo había rentado alguien más. Ellas, por su parte ya habían encontrado uno que les quedaba muy bien, pero desgraciadamente no había habitación disponible para mí. Francesas sin corazón, me encontraba de vuelta en la búsqueda de hospedaje, más estresada no podía estar. El día de tomar mi vuelo a Francia se acercaba cada vez más.

Después de pasar meses buscando un apartamento cómodo y a buen precio para vivir (lo cual es difícil de encontrar, sobretodo si vives en La Costa Azul); una amiga me dijo que buscara en Airbnb.

Nunca había escuchado de Airbnb pero estaba desesperada y tenía que utilizar todos mis recursos.

Si no sabes qué es Airbnb te cuento que es una página en la cual una persona renta un cuarto en su casa o bien un apartamento completo durante un periodo determinado de tiempo. Generalmente se rentan de 2 a 15 noches pues está destinado para viajeros y personas de negocios. Mis posibilidades de encontrar un apartamento eran difíciles. Así que me dispuse a enviar correos explicando mi situación para ver si alguien me permitía vivir en su casa poco más de 4 meses. ¡Haciendo changuitos para que alguien me aceptara!

Entonces encontré a una chica francesa que rentaba un cuarto en su apartamento por la cantidad mensual exacta que tenía destinada para mi hospedaje. Su nombre es Mimi, según su descripción en Airbnb hablaba 4 idiomas y tenía una gatita llamada Shakira. Las calificaciones que tenía eran buenas y las opiniones de la gente también. Así que decidí confiar e hice trato con ella.

Dos semanas después, llegué a mi nueva casa en Francia

La dueña de la casa me recibió muy entusiasta, el apartamento era bonito y acogedor. Me dijo que en la casa habrían muchas personas distintas día con día porque aún había un cuarto más el cual se rentaba para Airbnb. Debo confesar que me causó mucho conflicto saber eso porque en México la inseguridad nos ha hecho muy desconfiados. ¡Personas extrañas en mi casa! Mil cosas terribles pasaron por mi cabeza.

Este era solo el comienzo de algo completamente desconocido para mí. Un país nuevo, un idioma que aún no dominaba y vivir con gente extraña día a día.

Lee más acerca de cómo me fue viviendo en una casa AIRBNB en Coleccionando Momentos.

¡Compártelo en tus redes sociales!Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *